27/10/13

Yo, La Reina

yo la reina

Yo, La Reina, novela de Carmen de Icaza que nos adentra en la vida de Tina una mujer que pese a sus sufrimientos logra sobreponerse y hacerle frente a la vida con dignidad y coraje

Yo, La Reina, es el título de la novela de Carmen de Icaza que nos ocupa en esta ocasión. La verdad, es que el libro me deja bastante confundida, no es que yo sepa algo de literatura para hablar con autoridad, sólo sé lo que me gusta y lo que no; y de allí mi confusión, realmente no puedo decir que me haya parecido mala o buena, tiene un toque muy propio que la hace distinta, pero a mi parecer es algo seca no me presenta esas desbordantes emociones y escenas, o me permite lograr empatía con los personajes, pero el argumento me pareció bueno, lo mismo que las descripciones y creo que los personajes son muy completos. En fin, que creo que es una novela bien hecha, pero que en su perfección, no me causo grandes sensaciones.
La novela comienza algo lenta, con un personaje bonachón pero carente de brillo llamado Pierce, él nos introduce a la protagonista Tina Rutkowska, quien en su ingenuidad se enamora y entrega a un hombre que hace miserable su vida, pues la enamora para después dejarla embarazada, desilusionada y sola. Cuando ella se decide a contárselo, sucede una extraña escena en la que él la fuerza a asesinarlo, aunque ella nunca se aclara si realmente lo hizo; Pierce no tiene más de ella, que lo que pudo apreciar en su juicio, pues él va acompañando a una amiga suya, que era la novia oficial del difunto. Aún así, decide ayudarla por medio de su amigo Beltrán (quien está enamorado de Tina) y le deja algo de dinero, pues sabe que lo necesitará. Las vidas de Pierce y Tina están unidas de algún modo, en el que se cruzan constantemente, pero nunca se involucran; luego él desaparece de escena permitiéndonos conocer más a la chica. Tina va a la cárcel, tiene a su hijita que muere al nacer y a quien ella nunca conoció y allí, para aliviar su pena, comienza una novela llamada "Cárcel de mujeres".
Al salir, la única mano amiga con la que cuenta es la de Beltrán, quien la deja vivir en su casa; aunque antes de entrar a la cárcel era una universitaria prometedora, al salir, todas las oportunidades se le cierran, no tiene a nadie en el mundo más que a Beltrán, intenta regresar a la universidad, pero la rechazan. Aunque es un dechado de virtudes, tiene que trabajar en una maquiladora y después como empleada en una especie de tienda, pero nada de eso le va, entonces, Beltrán la anima para que recurra a ciertos conocidos y les presente su novela, algunos la leen y ven futuro en Valentina, pero la novela, muestra un lado poco conveniente de la cárcel y el estado, por lo que nadie la publicará a menos que la cambie, a lo que se niega, porque ante todo, ella conserva su dignidad (de ahí el título, Yo, La Reina, pues aunque haya llegado a lo más bajo se mantiene firme y no cede ante nada), después uno de sus amigos le consigue trabajo en Estados Unidos, y ella viaja con el dinero que Pierce le había dejado y también con un pasaporte que él le ayudo a conseguir, en el que cambia a Tina Rutkowska por Valentina Voss, para comenzar una nueva vida. Deja a Beltrán su único amigo, aunque ambos saben que es él quien más la necesita y quien la echará de menos.
En América consigue trabajo y nuevos amigos. Y de ahí en un claro ejemplo de montaña rusa, pasa de la nada al todo, la contratan en una editorial y aunque tiene que comenzar de abajo, pronto sus jefes se dan cuenta de su talento y justo cuando le comienza a ir bien, viene la resesión económica en Estados Unidos que la deja sin trabajo, aunque con sus ahorros y ayuda de una de sus amigas que después le da trabajo en un restaurancito de su propiedad, logra mantenerse y ayudar a algunos de sus amigos.
Cuando esto pasa, conoce al dueño de una editorial que se interesa en tenerla como trabajadora, pero en eso la llaman de su antiguo trabajo y la re-contratan, dejando al primero por lealtad a su antiguo jefe, aunque le comenta que quiere que le ayuden a publicar su novela, que para entonces ya es "Mujeres a Rayas" y ha sido modificada, al modo convenientemente vendible. Ellos acceden y la novela pronto es un éxito y Valentina se catapulta a una fama que en estos días J.K. Rowling envidiaría, su libro es muy vendido, escribe más novelas que son un rotundo éxito, nada en dinero (el cual usa para crear una fundación, porque ante todo sigue siendo humilde), aunque no quiere hacerse promoción (por miedo a que la reconozcan) a donde va es presentada como Valentina Voss, y de inmediato todos caen a sus pies por sus famosas novelas de las cuales hasta se han hecho películas. En el amor también se repone, ya que el dueño de la editorial que le ha publicado las novelas la ama, pero ella no lo quiere de ese modo (como a Beltrán), en fin, que de estar en la calle y en lo más bajo pasa a ser millonaria, reconocida, amada e idolatrada, aunque ella se conserva siempre humilde y digna. Quizá es aquí donde me pierdo porque las cosas se dan demasiado fácil y demasiado grandes, en una persona sobrehumana, aunque siempre está la marcada idea de que sufrió demasiado. Creo que es demasiado rosa y romántica, aunque en gusto se rompen géneros y repito que yo creo que es una novela muy correcta. Después, vuelve a Francia, donde se reune con Beltrán que ya está casado, Beltrán la lleva a ver sus más preciadas esculturas (pues él es un artista que después de vivir como artista, se pasa al lado comercial y despega), donde puede observar una de una bebé dormida, que él le presenta como su hija, hay un momento de intimidad y conexión de la madre con la hija que nunca conoció, dramático y cálido, en el que ella menciona a Beltrán que quiere ir a visitar su tumba cuando llega Paul Bathori, quien la intriga y la deslumbra, y después, no se sabe nada de la hija (cosa que me pareció muy desatinada), en este hombre encuentra el amor, un hombre del cual ella nunca se siente merecedora por su pasado, por lo que se conforma con salir algunas veces con él y vivir el romance al máximo, que vaya que a esas alturas tampoco es una jovencita que necesite a un príncipe azul, ella lo acepta y él la ayuda a aceptarse con todas sus vivencias.
Después viene la segunda guerra mundial, y Bathori (pues es un político entregado a sus ideales) se ve involucrado y es condenado a muerte, al enterarse Valentina hace todo lo posible por librarlo de esta suerte, echando mano de recursos y conocidos, aunque no le es fácil lo logra y termina la novela con topándose una vez más con Pierce, ambos sin saberlo. Las escenas finales, están llenas de pasión, que rompe con el sabor dulzón de la trama, para un final, que no me deja del todo clara.
Yo, la Reina, tiene muchas rescatables, como el espíritu de una joven que presenta los inicios del feminismo, la superación y los valores, ¿se animan a leerla?

carmen de icaza

Acerca de la autora:

Carmen de Icaza es una novelista española (1904-1979), escritora de: Vestida de tul, La fuente enterrada, Soñar la vida, Yo la Reina, entre otras.
Su infancia transcurrió entre reuniones que organizaba su padre a las que acudían personalidades como Juan Ramón Jiménez, Ortega, Rubén Darío y Amado Nervo. Años más tarde, su familia se mudó a Berlín, donde recibió una esmerada educación en lenguas clásicas y modernas. En 1925, tras la muerte de su padre y viéndose obligada por la falta de recursos entra a trabajar al periódico El Sol donde se ocupa de la sección femenina, desde la que se hace eco de los problemas de la mujer. En seguida comienza a colaborar en ABC, Blanco y Negro y Ya, de cuya redacción pasará a formar parte en 1935 y desde el que realiza una campaña a favor de las madres solteras y los niños desvalidos. Se casó con Pedro Montojo y tuvo una hija. Estuvo vinculada a la Cruz Roja por varios años y durante la Guerra Civil participó en el Auxilio Social.

No hay comentarios :

Publicar un comentario